Los niveles altos de glucosa en la sangre causados por la diabetes provocan dos problemas que pueden dañar los pies.